3.2 La invasión japonesa y la revolución comunista


En 1937 los japoneses invadieron y controlaron una buena parte de China. Este hecho hizo huir temporalmente a las fuerzas del Kuomintang y a los comunistas en una frente nacionalista antijaponés, que colaboró con los aliados para conseguir la derrota de las potencias del Eje. Tras la capitulación japonesa, en1945, los enfrentamientos entre ambas fuerzas se reanudaron y China se vio sumida en una guerra civil.

Desde 1947, los comunistas, que controlaban el territorio Norte y las zonas agrarias de China, iniciaron una gran ofensiva militar y acabaron ocupando el Pekín, la antigua capital, donde proclamaron la República Popular China el 1 de octubre de 1949. Un país de nueve millones de km2 y de quinientos millones de habitantes se había incorporado al bloque comunista. Los restos del Kuomintang, con Chiang Kaichek a la cabeza, se refugiaron en la isla de Formosa (Taiwán), donde crearon una república nacionalista que pervive hasta hoy gracias a la protección de Estados Unidos.

Bajo el régimen comunista, la China, liderado por Mao Zedong, experimentó la mayor transformación de su historia. Se acabó con la gran propiedad; se reformaron costumbres ancestrales ligadas a la religión, al matrimonio, la familia y la mujer; se inició un proceso de reforma de la escritura simplificando los caracteres chinos. Toda la estructura política quedó controlada por el partido comunista y se reprimió toda desinencia, aunque se mantuvo un alto nivel de debate comunista europeos. En política exterior, China se orientó hacia los países del Tercer Mundo. En 1954 se estableció una Constitución y poco después China ocupo el Tíbet.

mao.jpg
Mao es el sol que se alza sobre China.